Si decido quedarme Un beso en París Willow Insurgente

viernes, 31 de agosto de 2012

Reseña: Memorias de un Amigo Imaginario


¡Buenas noches! Hoy os traigo la reseña de un libro que me ha encantado, en serio, totalmente original y preciosa: Memorias de un Amigo Imaginario.




Título: Memorias de un Amigo Imaginario
Autor: Matthew Dicks
Editorial: Nube de Tinta
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Nº de paginas: 423
Fecha de publicación: Junio de 2012
Precio: 16'95 €







Querido lector:
La novela que tienes en tus manos es especial, como Max.
La novela que tienes en tus manos es única, como Max.
La novela que tienes en tus manos es valiente, como Max.
Max sólo tiene ocho años y no es como los demás niños. Él vive para dentro y cuanto menos le molesten, mucho mejor. No le gustan los cambios, las sorpresas, los ruidos, que lo toquen ni que le hagan hablar por hablar. Si alguien le preguntara cuándo es más feliz, seguro que diría que jugando con sus Legos y planeando batallas entre ejércitos enemigos. Max no tiene amigos, porque nadie lo entiende y todos, hasta los profesores y sus propios padres, quieren que sea de otra manera. Sólo me tiene a mí, que soy su amigo desde hace cinco años. Ahora sé que Max corre y sólo yo lo puedo ayudar. El problema es que Max es el único que puede verme y oírme. Tengo medo por él, pero sobre todo por mí.
Los padres de Max dicen que soy un "amigo imaginario". Espero que a estas alturas tengas claro que no soy imaginario. 





Antes de cumplir los dieciocho, Matthew Dicks había muerto dos veces y "resucitado" otras tantas gracias a los eficientes médicos de ambulancia. Con la mayoría de edad se fue de casa y se puso a trabajar en múltiples trabajos "sin futuro", hasta que le robaron a punta de pistola, a los veintitrés. Este tercer cara a cara con el destino le convenció para levantar el trasero e ir a la universidad. Ahora es titulado en Filología Inglesa y Educación y tiene un máster de Enseñanza con Tecnología. Ha publicado un par de libros para adultos y trabaja de maestro de primaria en Connecticut, donde vive con su esposa y su hija.




 He estado a punto de escribir: "Max es un niño de ocho años normal que bla bla bla..." Pero resulta que Max no es un niño de ocho años del todo normal y corriente. Max es especial, diferente, único. A Max no le gustan los cambios, ni que te acerques, ni que lo toques, ni hablar. Sí, Max tiene cierto grado de autismo.

Pero Max no es quien nos cuenta su historia, sino Budo. Budo es el amigo imaginario (y único amigo) de Max. Él es quien nos cuenta la historia en primera persona de presente, desde su punto de vista. Esto es uno de los puntos fuertes del libro, la forma en que está narrado: Budo tiene la mentalidad de un niño de unos 12 años, y nos cuenta en todo momento lo que pasa de la forma en que lo vería un niño, con frases concisas y expresiones claras, aunque a veces no sepa del todo qué significan. A veces nos cuenta anécdotas para explicarse mejor y que entendamos del todo lo que quiere decir.


Y es que ser un amigo imaginario no es fácil. Budo tiene que ver cómo cada día a su alrededor desaparecen otros amigos imaginarios. Él es un caso especial: lleva en el mundo 5 años. El miedo a desaparecer lo invade constantemente.
Pero cuando Budo descubre que Max corre un grave peligro, deja de lado sus preocupaciones y corre a salvar la vida de su mejor amigo, ya que él es el único capaz de ayudarle.

Podría pasarme horas hablando de los personajes, es que son todos tan geniales. Hay personajes que aparecen a penas durante un par de páginas y que enamoran completamente, como los otros amigos imaginarios que se describen a lo largo de la aventura de Budo, como Graham, Cuchara,Wooly... Todos tienen su historia y hacen que el ambiente de esta novela sea especial.

Si bien es cierto que le sobran algunas páginas, la novela te engancha, sobre todo en las últimas 100 páginas, que te dejan sin uñas.
Por no hablar del último capítulo y del epílogo, que son un cierre maravilloso a la historia y te deja con una sonrisa en la cara y lágrimas en los ojos.

Me ha dejado asombrada la forma en la que te metes en la historia, cómo Matthew nos mete de lleno en la cabeza de un niño y nos ha hecho sufrir con Budo. Hay momentos en los que la frustración de Budo es totalmente palpable: tiene demasiadas cargas sobre sus hombros, y al ser un amigo imaginario le es muy difícil superarlo: nadie puede verlo, no puede tocar el mundo, nadie le escucha...
Pero él no deja de luchar.

En resumen la lucidez me ha abandonado en esta reseña: esta es una historia preciosa sobre la amistad y el valor, sobre hacerse mayor, que rebosa ternura y originalidad en cada página y consigue hacernos soltar alguna lágrima y arrancarnos sonrisas.
Si buscáis una historia diferente, que os emocione y os enamore por completo, dejad de buscar y leed Memorias de un Amigo Imaginario.




5/5 De los mejores libros que he leído en mi vida.


P.D: Moonlight reseñó hace poco el otro libro ya publicado de esta editorial: Bajo la Misma Estrella.

5 comentarios:

Ylenia dijo... [Responder]

La sinopsis me llama muchísimo la atención, y, con tu reseña, me lo apunto seguro.
¡Besos!

Mayura dijo... [Responder]

Me ha encantado tu reseña y tengo muchissimas ganas de leerme este libro, espero conseguirlo pronto!
Un besito!

Bubbles dijo... [Responder]

¡Qué ganas tengo de que caiga en mis manos! Gracias por tu reseña ^^ un saludito

Piedad dijo... [Responder]

Lo tengo en mente desde hace tiempo, pero no me decido.
Gracias por la reseña.
Un beso

Ari dijo... [Responder]

Me ha llamado la atención el libro y con lo que comentas de él ya... lástima que sea domingo y no pueda ir a comprarlo!!
Gracias, hay muchos libros en el mercado y así es más fácil decidirse por cual te puede interesar más.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails